Sumando vida a los años: Sistema Personalizado de Dosificación.

Amanece un domingo, como en cada despertar doy gracias por el nuevo día y sonrío (Optimismología). De inmediato viene a mi mente que éste no es un domingo más, no es un domingo normal, es un domingo en el que no podré salir a correr, desayunar, comer, merendar y cenar ó compartir con mi familia durante todo el día y que a pesar de ser el día de la semana en el que la mayoría de las personas del planeta descansan a mi me toca trabajar, tengo guardia en la farmacia. La salud no tiene hora, ni fecha en el calendario, esa es parte de la labor que como farmacéuticos debemos cumplir, cuidar de la salud de las personas, así como también lo hacen los médicos, enfermeras y demás personal sanitario en los hospitales del mundo.